Muere Anne Heche, una actriz devorada por el peor Hollywood

Posted on

Actualizado Viernes, 12 agosto 2022 – 21:49

Su familia anunció este viernes su muerte. Un portavoz ha precisado después: “Aunque Anne está legalmente muerta bajo la ley de California, su corazón todavía late y no se le ha retirado el soporte vital para ver si es candidata a donar órganos”.

Muere la actriz Anne Heche a los 53 años, una estrella que brilló durante los 90/Foto: CARLO ALLEGRI-Vídeo: El Mundo

  • Sucesos La actriz Anne Heche, en coma y con respiración asistida tras el accidente de tráfico
  • Famosos La actriz Anne Heche tiene un accidente de coche

Pocas actrices representan de forma más cruda y triste los estragos de la fama como Anne Heche. Su muerte a los 53 años anunciada de forma insistente durante una semana entera -se encuentra en “muerte cerebral” a la espera de desconectar el soporte vital- tras un fatal accidente de coche se ha convertido de repente en el epílogo a la vez coherente y, sin embargo, completamente disparatado de una vida entera perseguida por el ruido. Y por los accidentes. Anne Heche era una actriz excepcional. Esto es lo que cuenta. No se olvide. Su capacidad para la comedia quedó clara cuando literalmente humilló (en el mejor y menos doloroso de los sentidos) a Harrison Ford en Seis días y siete noches. Aquella, hablamos de 1998, era una comedia romántica firmada por Ivan Reitman y perdida en medio de ninguna parte cuyo único aliciente era ella. En su intrascendencia, y con el debido respeto, recordaba a la Katharine Hepburn de La reina de África. De eso iba la historia, de una mujer sofisticada con la única compañía de un borrachín encantador al que le sonaban las tripas. Y lo hacía, lo de recordar a una estrella del pasado, con la misma solvencia que ese mismo año y en el raro, desconcertante y fallido experimento de Gus Van Sant llamado Psycho, y que no hacía sino copiar plano a plano la obra maestra de Hitchcock, traía a la memoria y con la misma claridad a Janet Leigh. Las dos eran Marion Crane, la que moría en el primer acto.

Heche poseía la gracia de las actrices que brillan en la memoria del espectador. Porque con su mera presencia, con su luminosidad de pelo corto, se empeñaba en que ataras cabos. Su fotogenia tímida y a la vez lenguaraz remitía al cine de toda la vida, no exactamente al clásico, sino a ese cine en el que los actores y actrices -fueran más o menos guapos, tuvieran más o menos talento- eran parte de la familia. Se sentaban con nosotros en el patio de butacas y no nos entretenían con una simple historia sino con sus cosas. Y nosotros, como se escucha a un hermano o un amigo, les hacíamos caso. Sus cosas eran nuestras cosas.

Todos estábamos convencidos por entonces, al final de los 90, que Anne Heche había llegado para quedarse. De hecho, no había producción grande, pequeña o medio pensionista en la que, de una forma u otra, ella no estuviera. Allí estaba en el drama judicial más bien insípido Coacción al jurado al lado de Demi Moore; y en el auténtico desastre, en todos los sentidos imaginables, Volcano de la mano de Tommy Lee Jones; y en la más que brillante intriga política firmada por Barry Levinson Cortina de humo con nada más y nada menos que Dustin Hoffman; y en Donnie Brasco en compañía de Johnny Depp cuando Johnny Depp era bueno. Anne Heche estaba y era cuestión de tiempo que acabara por enamorarnos. Una más como Seis días y siete noches y la adoptábamos.

Pero algo pasó. Pasó Hollywood. Pasó el peor Hollywood. Pasó eso tan irrenunciable del Hollywood tóxico y malo como es su afición a los titulares aparatosos. De repente, la perdimos de vista en el cine y pasamos a encontrárnosla en las revistas que brillan. Anne Heche dejó de ser esa actriz prometedora que tanta gracia nos hacía y que nos encontrábamos en todos lados, para ser simplemente carne de cañón. E hizo boom. Resulta que era la novia de Ellen DeGeneres. Resulta que salió del armario en una entrevista con Oprah. Resulta que se iban a casar en cuanto los matrimonios gays fueran legales. Resulta que Hollywood la canceló. Resulta que se separó en el año 2000 tras tres años de compromiso fotografiado, televisado y radiado las 24 horas del día. Resulta que se volvió a casar. Pero primero con el cámara Coleman Laffon y luego con el actor James Tupper. Dos hombres. Ya no era gay.

Y entre tanto llegó su libro de memorias y el panorama que describía en él daba alguna pista. Lo que ahí asomaba era una infancia traumatizada por un padre que abusaba de ella y una madre fanática que jamás reconoció abuso alguno. Y así. Y de repente, la echamos de menos. Más. Dolía más no saber de ella sabiendo que las cosas no habían sido justas para ella. Casi nunca lo son. Seguimos viéndola en el cine a partir de entonces, pero de otra manera. Salía en Prozac nation (2001). Y en Birth (2004), la película de Jonathan Glazer que siguió a Sexy beast. Pero salía poco. O salía mucho en una infatigable procesión de películas para televisión que, la verdad, no iban a ningún lado. La recuerdo en Rampart, una ruidosa película de Owen Moverman con Woody Harrelson, en la que su solo recuerdo salva la cinta.

El cinco de agosto vino en accidente. Fue una persecución, un incendio y una explosión. Que si iba hasta arriba, que si la policía ha dicho, que si su amigo ha puesto en las redes sociales, que si la abuela fuma… Se diría que el propio incidente bien podría ser una metáfora muy triste, pero mucho, de su propia vida. En Seis días y siete noches decía aquello de “He volado contigo dos veces y te has estrellado la mitad de las veces”. Pues eso. DEP.

‘-‘+m)).toLowerCase();var found=ownAttrs.filter(function(a){return a===’data-‘+dashed;})[0];if(!found){div.setAttribute(‘data-‘+dashed,value);}} return div;};var getFilteredGroups=function(){var elements=selectElements(ORIGINAL_ELEMENT_SELECTOR);var groups=elements.map(function(node){var container=node.closest(ROOT_SELECTOR);var childs=selectElements(CHILDS_SELECTOR,container);var cxId=node.getAttribute(ATTRS.cxId);var index=getWidgetPlaceIdx(childs,node);var isPremium=checkIfAttrIsTrue(node,ATTRS.isPremium);var isBasic=checkIfAttrIsTrue(node,ATTRS.isBasic);var breaks=breaksRule(childs,index);return{breaks:breaks,container:container,childs:childs,cxId:cxId,originalElement:node,index:index,isBasic:isBasic,isPremium:isPremium};});var filtered=groups.filter(function(group){return group.container&&group.childs&&group.childs.length>0&&group.index!==-1&&!group.isPremium&&group.isBasic&&group.cxId;});return filtered;};var getWidgetPlaceIdx=function(children,originalElement){var nodesInContentBody=children;var index=0;for(var i=0;i

Conforme a los criterios de

The Trust ProjectSaber más { ul && ul.setAttribute(‘aria-hidden’, ‘false’); ul && ul.classList.remove(“hidden-content”); }) } } function closeFeaturedLinks(element, button, uls) { element && element.classList.toggle(“ue-c-popular-links–closed”); button && button.setAttribute(‘aria-expanded’, ‘false’); let span = button && button.querySelector(“span”); span.innerHTML = “Ver enlaces de interés”; if ( uls ) { uls.forEach((ul) => { ul && ul.setAttribute(‘aria-hidden’, ‘true’); ul && ul.classList.add(“hidden-content”); }) } } ]]>

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Facebook Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services