La venganza de las orcas asesinas en la costa española: “Empezaron a darnos golpes, el barco se tambaleaba sin parar”

Posted on

Actualizado Lunes, 5 septiembre 2022 – 22:47

Eran las 21 horas del 23 de agosto. El Boulegan, velero francés de 12 metros de eslora, navegaba frente a la localidad de Malpica, plena Costa de la Muerte de Galicia, cuando sus cuatro tripulantes sintieron algo extraño. Un golpe, un movimiento inusual de la embarcación que no se correspondía con la calma del mar. De inmediato comprobaron el origen de la anomalía. De las profundidades surgieron dos inmensas figuras que nadaban, desaparecían por un costado y aparecían en la borda contraria, para sentirlas de inmediato dando golpes en los bajos de la embarcación.

Durante tres largas horas, los atemorizados navegantes sufrieron la embestida de los cetáceos. En un momento parecieron cesar los ataques, pero no tardaron en volver, hasta que finalmente desaparecieron. El Boulegan pudo alcanzar el puerto de A Coruña donde comprobaron severos daños en la quilla.

“Pasamos mucha tensión y miedo. Eran dos ejemplares muy grandes, de siete metros, que empezaron a darnos golpes y a morder la quilla. El barco se tambaleaba sin parar. Menos mal que estaba la mar en calma, si no, hubiésemos volcado”, refirió en tierra firme todavía con el susto encima la francesa Giraud M, esposa del capitán del barco. Aseguraron no haber vivido un episodio semejante desde que navegan hace medio siglo.

Fue el 31 de agosto de 2020 cuando se detectó por primera vez este inusual comportamiento. Ocurrió en las Rías Baixas, cuando dos embarcaciones, una de ellas el Mirfak, barco de la Armada Española, sufrieron el ataque de las orcas. El vídeo, que puede verse en YouTube, muestra sus maniobras alrededor y bajo la nave de salvamento, saldadas con daños en el timón.

Desde entonces, se han producido alrededor de 330 ataques en las costas españolas, desde Galicia a Andalucía Occidental y el Estrecho. “A finales de julio hubo un aumento de interacciones, aunque este verano son menos de las que sucedieron el año pasado, que sobre todo fueron en la zona del Estrecho”, señala el biólogo marino Alfredo López Fernández, portavoz de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños de Galicia (CEMMA), entidad que estudia el comportamiento y biología de las orcas españolas.

Con una talla que alcanza 9 metros de longitud y un peso de 6 toneladas en el caso de los machos adultos, distingue a las orcas la inconfundible bitonalidad de su piel: blanco en las zonas inferiores y negro en el dorso. Una gran aleta dorsal, de longitud cercana a los dos metros, y una mancha blanca detrás del ojo son los otros rasgos más característicos. Igual que su rotunda cabeza, rematada por una gran boca que cuenta con hasta 46 dientes rectos de 13 centímetros de longitud, lo que muestra sus hábitos cazadores.

Especie cosmopolita, las orcas se distribuyen por todos los océanos y mares del planeta, mostrando afinidad por las aguas costeras. En nuestro hemisferio son más abundantes en el norte del océano Atlántico. Las orcas ibéricas residen en aguas gallega y del estrecho de Gibraltar principalmente, aunque existen abundantes citas en la costa cantábrica y zonas del Mediterráneo, como el litoral catalán.

Los biólogos estiman la población de orcas ibéricas en torno a 50 ejemplares, tal vez alguno más, distribuidos en varios grupos. De todas ellas, solo se ha detectado interacciones con navíos en 15 individuos, son las que los científicos llaman gladys. “Con el término gladys definimos a las orcas que interaccionan con las embarcaciones. Una orca gladys es la que toca barco y no es gladys la que no lo toca. También se incluyen en la denominación a aquellas observadoras, que no intervienen en los contactos, solo dejan hacer a las otras y se mantienes a distancia”, explica López.

El barco se tambaleaba sin parar. Menos mal que estaba la mar en calma, si no, hubiésemos volcado

Los encuentros han sembrado la inquietud entre los habitantes de la costa y, en no pocas ocasiones, miedo a echarse a la mar. Por su parte, los municipios afectados señalan el efecto negativo que pueden tener sobre el sector turístico de la zona.

Algunos quieren ver en este comportamiento una respuesta de las orcas frente las agresiones que el hombre causa al medio marino. Una suerte de vendetta o guerra con la que se rebelan frente a la contaminación de los océanos, la sobreexplotación pesquera y el uso abusivo de aparatos sonoros que afectan a sus sistemas de comunicación y ecolocación.

“El sentimiento de animadversión que a veces se piensa tienen las orcas deriva del cine, de las películas que las presentan con esas capacidades. Nosotros no calificamos los episodios de las costas españolas como ataques, sino como interacciones. No interpretamos que sean agresiones contra las personas. Ellas saben que en los barcos hay humanos encima y no pretenden hundirlos”, explica López.

Las orcas han interaccionado con barcos de 5 metros de eslora, aproximadamente la mitad de lo que pueden medir, y no los han hundido. “Si quisieran haber hecho daño lo tendrían muy fácil. En todas las entrevistas con las personas que han sufrido estos episodios, en ningún caso se nos señaló que vieran en las orcas un intento de hundir los barcos”, subraya López.

Los biólogos no encuentran ningún patrón que justifique las interacciones. Las orcas han tocado todo tipo de barcos de entre 5 a 38 metros, incluso pesqueros. Aunque la mayor parte son veleros entre 12 y 15 metros. “Hay barcos pintados de todos los colores, con los aparatos electrónicos encendidos y apagados, a motor y a vela; no existe un modelo”. Sí que admiten que, aunque la literatura de este tipo de interacciones se remonta a la primera mitad del siglo XIX, encuentros tan constantes como los de las costas españolas no se habían producido antes.

El sentimiento de animadversión que se piensa tienen las orcas deriva del cine. No son ataques sino interacciones

Migradoras como el resto de su especie, las orcas españolas se localizan en primavera e inicios del verano en aguas del Estrecho. Esperan los bandos de atún, su principal alimento. Allí permanecen hasta julio, que emprenden un viaje hacia aguas gallegas frente a las costas portuguesas. Después se dispersan en abanico por el Atlántico Norte. No se sabe con exactitud hacia donde marchan, aunque los avistamientos e interacciones registradas en lugares como la Bretaña francesa, dan pistas sobre sus viajes. La primavera siguiente regresan al Estrecho.

Los biólogos establecen dos hipótesis que pueden justificar el inquietante comportamiento de las orcas. La primera es el desarrollo de un comportamiento autoinducido, su capacidad innata para inventar algo nuevo y repetirlo. “Detectan que el timón es una pieza móvil y comprueban que cuando lo mueven, el barco se desplaza a uno u otro lado y, claro, lo dañan. Este comportamiento correspondería con un perfil de una orca adolescente”, señala López. Algo parecido a las actitudes gamberras de ciertos adolescentes que dañan el mobiliario urbano y los vehículos estacionados en las calles, sin ningún motivo aparente.

La segunda hipótesis se correspondería a la respuesta a una situación agresiva que hubieran sufrido y que no quieren volver a repetir e intentan por ello detener el velero. “Es un comportamiento que correspondería al perfil de una orca adulta”, añade el biólogo marino.

Consideran los científicos que las interacciones son el resultado de un conjunto de ingredientes entre los que citan la curiosidad ante algo nuevo, el juego, la caza y la persecución. “Sí que sabemos que la velocidad de un barco es un incentivo para todos los delfínidos; se divierten compitiendo con él y a las orcas también les pasa. Por eso la recomendación del protocolo es parar el barco, aunque a los navegantes les da miedo”, explica López. El protocolo, divulgado por Grupo de Trabajo Orca Atlántica, recomienda reducir la velocidad del navío o pararlo, dejar el timón suelto y apagar todos los aparatos electrónicos, excepto la radio.

Para tranquilizar a los navegantes, científicos y autoridades marinas destacan que, del total de los encontronazos, “solo el 15 por ciento ha tenido consecuencias materiales sobre las embarcaciones que hayan impedido la navegación”. Algo que no impide que continúe el temor entre las gentes del mar. Sobre todo después de algunos encuentros como el relatado en el inicio de estas líneas. O el sucedido el pasado 1 de agosto a 11 millas de la localidad portuguesa de Sines, en el Alentejo, y que acarreó el hundimiento del barco y el naufragio de los cinco aterrorizados tripulantes, que lograron salvarse en un bote salvavidas.

El superdepredador implacable de nombre maldito

Desde su nombre científico, procedente del latino orco, demonio, hasta alguna de sus denominaciones comunes, como la inglesa killer whale, ballena asesina, todo lo referente a la orca (Orcinus orca) se relaciona con el terror ancestral y la fascinación que despierta. A pesar de los casos de ejemplares cautivos que realizan espectáculos a las órdenes de sus cuidadores, en ningún momento deja de inquietar el aspecto imponente de este mamífero marino, su poderío imparable y un comportamiento definitivamente inteligente.

Es el mayor miembro de la familia de los delfínidos y, como el resto de sus parientes posee un elaborado comportamiento social. Las orcas viven en grupos familiares cuyo número varía desde los pocos ejemplares, como ocurre en las aguas españolas, hasta un centenar de individuos en el Ártico. Superpredador implacable, el de mayor tamaño de los océanos, no escapan a su ataque ballenas, cachalotes, focas, pingüinos y una amplia variedad de grandes peces, como una amplia variedad de tiburones, incluyendo el tiburón blanco y el martillo, atunes, bacalaos y salmones.

De excelente visión tanto dentro como fuera del agua, posee el sentido de la ecolocación. Caza con organizadas técnicas grupales de asedio y emboscadas, de manera similar a otras especies sociales, como lobos y leones. Del mismo modo, desarrollan estrategias tan sofisticadas como provocar olas que son capaces de arrastrar al agua a las focas que descansan sobre los témpanos de hielo polares. En Patagonia se las ha visto salir a tierra firme, para atrapar a los leones marinos que descansan en la orilla y cazan alces en los fiordos nórdicos. No es extraño que jueguen y se diviertan con sus víctimas recién capturadas, antes de devorarlas. Los adultos enseñan estas habilidades a los parientes más jóvenes, lo que denota la existencia de una cultura en la especie.

Su tamaño, fortaleza, inteligencia y carácter social hacen que carezca de enemigos naturales. La principal amenaza para la especie es la contaminación de los océanos, seguida por el ruido de barcos y dispositivos acústicos utilizados por el hombre y las capturas pesqueras accidentales.

Según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, la población mundial de la especie se estima en 50.000 ejemplares. Si bien se señala que los datos sobre este delfínido son insuficientes, hasta el punto de no haberse determinado con absoluta seguridad si las orcas pertenecen a una o varias especies, subespecies o razas.

La orca está incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y en el Anexo IV de la Directiva Hábitats. La población del Golfo de Cádiz-Estrecho de Gibraltar se encuentra incluida en la categoría de “Vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazas, lo que obliga a su protección.

‘-‘+m)).toLowerCase();var found=ownAttrs.filter(function(a){return a===’data-‘+dashed;})[0];if(!found){div.setAttribute(‘data-‘+dashed,value);}} return div;};var getFilteredGroups=function(){var elements=selectElements(ORIGINAL_ELEMENT_SELECTOR);var groups=elements.map(function(node){var container=node.closest(ROOT_SELECTOR);var childs=selectElements(CHILDS_SELECTOR,container);var cxId=node.getAttribute(ATTRS.cxId);var index=getWidgetPlaceIdx(childs,node);var isPremium=checkIfAttrIsTrue(node,ATTRS.isPremium);var isBasic=checkIfAttrIsTrue(node,ATTRS.isBasic);var breaks=breaksRule(childs,index);return{breaks:breaks,container:container,childs:childs,cxId:cxId,originalElement:node,index:index,isBasic:isBasic,isPremium:isPremium};});var filtered=groups.filter(function(group){return group.container&&group.childs&&group.childs.length>0&&group.index!==-1&&!group.isPremium&&group.isBasic&&group.cxId;});return filtered;};var getWidgetPlaceIdx=function(children,originalElement){var nodesInContentBody=children;var index=0;for(var i=0;i

Conforme a los criterios de

The Trust ProjectSaber más { ul && ul.setAttribute(‘aria-hidden’, ‘false’); ul && ul.classList.remove(“hidden-content”); }) } } function closeFeaturedLinks(element, button, uls) { element && element.classList.toggle(“ue-c-popular-links–closed”); button && button.setAttribute(‘aria-expanded’, ‘false’); let span = button && button.querySelector(“span”); span.innerHTML = “Ver enlaces de interés”; if ( uls ) { uls.forEach((ul) => { ul && ul.setAttribute(‘aria-hidden’, ‘true’); ul && ul.classList.add(“hidden-content”); }) } } ]]>

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Facebook Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services