El ocaso nuclear español a pesar de la crisis energética: así se desmantela la central de Zorita

Posted on

  • DIEGO G. CAMPORRO

    Zorita

  • JUAN C. SÁNCHEZ

    Visualización

Actualizado Mi̩rcoles, 7 septiembre 2022 Р07:45

El de la central nuclear José Cabrera (Zorita, Guadalajara, 1968) ha sido uno de los finales más mediáticos de la historia. Desde que hace 13 años se apagase el único de sus reactores, por su desmantelamiento han pasado cientos de personalidades de todo tipo. Por la España vaciada se dejó caer, incluso, una delegación de expertos japoneses en materia atómica.

Los técnicos de Enresa apuran su trabajo sobre el terreno antes de mudarse por completo a Garoña. A pesar de la petición de Vox, que solicitó su reapertura, todo sigue según lo previsto y el enclave burgalés será el siguiente gigante a despiezar. A Enresa no le faltará trabajo durante las décadas venideras. Siete centrales se apagarán de aquí a 2035, y habrá que desmantelar todas ellas paso a paso.

Ni siquiera las posturas enfrentadas de Gobierno y oposición alteran, por el momento, un plan de cierre nuclear que continua su curso y culminará en 2035. Alberto Núñez Feijóo recordó ayer a Pedro Sánchez en el Senado que países como “Francia y Reino Unido” han apostado por esta energía. El presidente rechazó la propuesta arguyendo que no se trata de una solución con efectos “significativos” sobre la actual crisis energética, y apuntó a una falta de convicción por parte del sector: “Ya le digo yo que no hay empresas interesadas”, apostilló.

Posturas a un lado, lo cierto es que, cuando la central se encontraba en fase de operación, fue todo un reclamo. No era extraño recibir turistas que se agolpaban para poder fotografiarse ante el primer coloso nuclear levantado por España, esculpido aún bajo el Gobierno de Franco.

Ya en 2022, no existe postal en la que posar. Enresa, empresa estatal encargada del desmantelamiento de la central, ha obrado su trabajo sobre el terreno. De 2010 a esta parte, la compañía se ha encargado de desmontar pieza a pieza la infraestructura como si de una maqueta de Lego se tratase. De hecho, la icónica cúpula naranja que albergaba el reactor ha desaparecido. Lo único que queda ahora a la vista es un extenso páramo anexo al Tajo en el que, si todo sigue lo previsto, Naturgy instalará un parque fotovoltaico. El trabajo de Enresa en Zorita está completado al 99%.

¿POR QUÉ SE DESMANTELA UNA CENTRAL?

Dejando de lado lo obvio -no se pueden dejar envejecer estos colosos a su suerte- existen una serie de razones por las que se desmantela una central nuclear. “Al igual que uno no va por la calle y se encuentra coches abandonados, tampoco tendría sentido dejar una central ahí”, razona Manuel Ondaro, actual responsable del desmantelamiento de la central. Aunque este tipo de instalaciones son seguras, cabe recordar que siempre existe un riesgo radiológico asociado, por lo que otra de los motivos es reducir el posible impacto que éste pueda tener sobre el medio ambiente y, en consecuencia, sobre la sociedad.

Apagar una central nuclear no resulta tan sencillo como pulsar un interruptor, cerrar las puertas y apagar las luces, sino que requiere de una serie de mantenimientos asociados muy costosos que, de prolongarse en el largo plazo, no resultan rentables. “Si no tocásemos la instalación se degradaría y generaría unos costes de mantenimiento diferido muy elevados. Todas las centrales se pueden desmantelar; no existe ninguna, por complicado que pueda llegar a ser el proceso, que no se pueda desmantelar”, comenta Manuel Ondaro.

Cabe recordar, que los espacios continúan perteneciendo a la empresa titular de la central, por lo que estos pueden ser utilizados para otro tipo de actividades.

De todos los elementos que existen en una central nuclear, la mayoría no son radiactivos. No obstante, a la hora de llevar a cabo el desmantelamiento, resulta prioritario atender a los lugares donde sí existe peligro de contaminación para limpiarlos. Es por ello por lo que se necesitan varias fases para acometer un proyecto de estas características; el de José Cabrera, en concreto, ha tenido cinco.

Durante la primera de ellas -fase 0, que no 1- se apaga la central. Ésta deja de producir energía y se desconecta de la red eléctrica. Es una de las etapas más importantes: además de los procesos explicados, se procede a la descontaminación del circuito primario y la retirada del combustible gastado. Este, tras una primera fase de gestión en la piscina de la central, se traslada a un almacenamiento en seco.

Superada la fase cero, comienza la retirada de elementos más voluminosos. Así, las torres de refrigeración son eliminadas del paisaje. También se procede a desmantelar las turbinas.

En la fase 2 se trabaja con los elementos que componen el reactor, con material aún contaminado por la radiación. En primer lugar, se procede a retirar todos los elementos que rodean a la vasija. A la postre, esto permitirá tener un mejor acceso a ella. La vasija del reactor es el lugar donde se producen las continuas reacciones que permiten la generación de energía nuclear. Parte de los elementos retirados en esta fase acompañan al combustible gastado y retirado durante la fase 0 al almacén temporal de residuos.

Las fases 3 y 4 están relacionadas entre sí. Durante la tercera, se procede a la limpieza de aquellos elementos que aún poseen niveles de radiación demasiado elevados como para demolerlos. Al término de la misma, se procede a la eliminación del resto de elementos. Este proceso constituye la fase 4.

Enresa ha de asegurarse, antes de proceder a la demolición, que todos los edificios han sido descontaminados correctamente. Para ello, en las paredes existen una serie de marcas que permiten medir la radiación en cada metro cuadrado..

¿Qué ocurre con los residuos?

La retirada y gestión segura de los residuos es una de las misiones de Enresa. Durante el desmantelamiento de la central José Cabrera está previsto que se generen aproximadamente 141.000 toneladas de materiales, la mayoría de ellos no son radiactivos.

Cabe destacar que, a lo largo de este proceso, las centrales nucleares generan toda una industria en torno a la retirada de estos residuos. Durante un desmantelamiento, por norma general, una importante cantidad de trabajadores se desplazan a un enclave cercano para vivir durante casi diez años, lo que suele traducirse en una buena acogida por parte de los municipios colindantes a la instalación. Lo mismo ocurre durante los procesos de recarga, de carácter más breve, pero que aglutinan entre 1.000 y 1.500 personas.

En lo relativo al combustible gastado durante la generación de energía -principal preocupación por parte de los grupos de presión- cabe mencionar que este, ni mucho menos, se gestiona de cualquier manera. Todos los procesos están sumamente controlados por los reguladores pertinentes y el riesgo para la población es prácticamente nulo.

Los residuos se clasifican en función a su nivel de actividad. En España, el almacén de residuos de muy baja, media y baja actividad está en El Cabril (Córdoba). Ahí terminan todos los elementos de esa tipología una vez cumplen con los niveles establecidos. Ahora mismo, este se encuentra al 80% de su capacidad para los residuos de muy baja, baja y media actividad. Será ampliado en 2028.

Aquellos que no van a El Cabril, permanecen el almacén temporal que tiene la central. En concreto, el total de residuos de alta actividad que se almacenan en el ATI asciende a 175 toneladas. Estos se encuentran ubicados a las afueras de las instalaciones en unos contenedores capaces de soportar cualquier tipo de inclemencia. Tales son los protocolos, que dentro de los escenarios hipotéticos diseñados se contempla, incluso, que un avión de pasajeros se estrelle contra estos contenedores. “Aguantarían, está preparado para afrontar estos supuestos”, afirma Manuel Ondaro.

Estimación de residuos a comienzos del proyecto‘-‘+m)).toLowerCase();var found=ownAttrs.filter(function(a){return a===’data-‘+dashed;})[0];if(!found){div.setAttribute(‘data-‘+dashed,value);}} return div;};var getFilteredGroups=function(){var elements=selectElements(ORIGINAL_ELEMENT_SELECTOR);var groups=elements.map(function(node){var container=node.closest(ROOT_SELECTOR);var childs=selectElements(CHILDS_SELECTOR,container);var cxId=node.getAttribute(ATTRS.cxId);var index=getWidgetPlaceIdx(childs,node);var isPremium=checkIfAttrIsTrue(node,ATTRS.isPremium);var isBasic=checkIfAttrIsTrue(node,ATTRS.isBasic);var breaks=breaksRule(childs,index);return{breaks:breaks,container:container,childs:childs,cxId:cxId,originalElement:node,index:index,isBasic:isBasic,isPremium:isPremium};});var filtered=groups.filter(function(group){return group.container&&group.childs&&group.childs.length>0&&group.index!==-1&&!group.isPremium&&group.isBasic&&group.cxId;});return filtered;};var getWidgetPlaceIdx=function(children,originalElement){var nodesInContentBody=children;var index=0;for(var i=0;i

Conforme a los criterios de

The Trust ProjectSaber más{ul&&ul.setAttribute(‘aria-hidden’,’false’);ul&&ul.classList.remove(“hidden-content”);})}} function closeFeaturedLinks(element,button,uls){element&&element.classList.toggle(“ue-c-popular-links–closed”);button&&button.setAttribute(‘aria-expanded’,’false’);let span=button&&button.querySelector(“span”);span.innerHTML=”Ver enlaces de interés”;if(uls){uls.forEach((ul)=>{ul&&ul.setAttribute(‘aria-hidden’,’true’);ul&&ul.classList.add(“hidden-content”);})}}]]>

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Facebook Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services