C.Tangana protagoniza el mayor despliegue técnico que jamás haya visto Sonorama

Posted on

No podían irse del todo sin volver ahí, sin decir adiós al lugar que lo empezó todo. Izal, por supuesto, fue el grupo sorpresa que se subió a tocar a las tres de la tarde del sábado en una abarrotada Plaza del Trigo. Allí, donde comenzaran a sonar hace ya una década los primeros acordes de ‘La mujer de verde’ o ‘Qué bien’, decidieron dar, ahora sí, un adiós definitivo a las calles que los vieron crecer. Kitai, los gamberros habituales del festival, también se dejaron caer por el centro de la villa ribereña y montaron un concierto sorpresa en las faldas de la Iglesia de Santa María.

Al caer la tarde, los ánimos se encogieron ante una posible cancelación debido a la climatología adversa que amenazaba la seguridad del recinto. Afortunadamente, quedó en un retraso de una hora que la organización aprovechó para revisar el estado de los escenarios de cara a la jornada que se avecinaba.

Fue Tu Otra Bonita quien, durante su actuación, quiso dedicar una de sus canciones al joven fallecido el día anterior en el Medusa Sunbeach Festival (Valencia). «Tiene que pasar una desgracia en este país para que se tomen medidas», criticó su vocalista, Héctor Lacosta, que aprovechó para arremeter contras las condiciones precarias de los trabajadores del sector.

Tras ellos, les llegó el turno a Rufus T Firefly. Los de Aranjuez llevaban años tocando en los aledaños del festival, por las mañanas, al mediodía, sin llegar a acercarse nunca al escenario principal. Al fin, ayer, la organización escuchó a los fans que -desde hace tiempo- pedían la presencia del grupo en el recinto. El indie rock irlandés de Kodaline, por su parte, le puso el contrapunto a una jornada dedicada casi por entero a la música patria, mientras avanzaban los minutos en dirección a los dos protagonistas del día.

Amaia, durante su actuación en el Sonorama Ribera RODRIGO MENA

Amaia fue uno de los grandes conciertos de la noche. Esperadísima y solvente, la pamplonica interactuó, salerosa, con el público mientras desplegaba todo su talento en una puesta en escena minimalista y efectiva durante la que cantó sus grandes éxitos y alguna que otra versión, llevándola a su terreno, como ‘Fiebre’ de Bad Gyal.

La M.O.D.A lo tuvo muy difícil. Tocaron justo antes de C.Tangana y, quienes fueron a su concierto lo hicieron a sabiendas de que se perderían a este último. Los de Burgos contaban con dos pros y un gran contra a la hora de enfrentarse al gigante musical: son grandes amigos del festival, habituales en su cartel, y cuentan con el cariño del público. La desventaja fue que, probablemente y precisamente por eso, la mayoría de los presentes ya les habían visto en directo un buen puñado de veces. Sin embargo, casi la totalidad del recinto, embutida en el escenario aledaño, cantó buena parte de sus temas a pleno pulmón. En la vida, a veces hay que elegir, no se puede tener todo.

Cuando faltaban apenas unos minutos para que el reloj marcase la una de la madrugada, 35.000 almas apiñadas frente a un escenario contenían el aliento. Entonces llegó él, ‘El Madrileño’, que adaptó la puesta en escena de su gira ‘Sin Cantar ni Afinar’ a las tablas del Sonorama. Durante algo más de hora y media, C.Tangana desplegó el mayor concierto que jamás se haya llevado a cabo en los 25 años de vida del evento arandino. Como una muestra de hacia dónde van los grandes espectáculos musicales del presente, el público -entusiasmado- pudo ver cómo se ejecuta un videoclip en directo. Un modelo de cómo la cámara está adquiriendo un papel protagónico en la puesta en escena de los grandes artistas. No fue sólo música, también un ejercicio de estilo cinematográfico.

Igualmente, sin los grandes músicos que le acompañaban -El Niño de Elche, Lucía Fernández o Antonio Carmona- no habría sido lo mismo. La virtud de los grandes artistas siempre es el saber rodearse. Espectacular.

La sorpresa no estuvo a la altura. Quizá por el atrevimiento de ponerla detrás del concierto con mayor presupuesto de la historia del festival o, quizá, porque para un evento de la talla del Sonorama se esperaba algo mejor organizado y de mayor nivel. A pesar de todo, tanto el público como los músicos disfrutaron de la experiencia que no fue otra cosa que una verbena indie, por la que desfilaron Mikel Erentxun, Chica Sobresalto, Xoel López, Alberto Jímenez e incluso un excitadísimo Jordi Évole, entre otros.

Los encargados de cerrar una jornada llena de emociones no podían ser otros que los irreverentes y divertidísimos Ladilla Rusa, que terminaron de convertir la noche en la rave que todo el mundo estaba esperando. Al fin y al cabo, Sonorama Ribera se celebra en mitad de un polígono industrial.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Twitter Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.