Aparecen pruebas de un crimen sin resolver de hace 20 años en una comisaría de Madrid

Posted on

El hallazgo de una caja de cartón con pruebas sobre el crimen de Déborah Fernández durante las obras de una comisaría madrileña ha puesto la guinda a veinte años de negligencias e irregularidades. La víctima de este caso desapareció en abril de 2002 mientras hacía deporte por la playa de Samil, en Vigo, y pocos días después su cuerpo apareció tirado en una cuneta, desnudo y con semen en su interior, aunque sin signos de violación. Desde el primer momento la familia de Déborah defendió que la joven había sido asesinada y que este escenario había sido recreado para despistar a los investigadores, pero dos décadas después el crimen sigue impune. La falta de pruebas y la deficiente investigación policial favorecieron que en veinte años no hubiese ni un sospechoso al que señalar.

Fue el pasado febrero, después de que la familia invirtiese una importante cantidad de dinero en pesquisas privadas, cuando el juzgado de Tui llamó a declarar al exnovio de Déborah en el momento de su desaparición. Sin embargo, las escasas evidencias sobre lo acontecido aquella tarde de abril no se lo pusieron fácil a la acusación, a la que el sospechoso ni siquiera contestó. El ADN de varón que encontraron bajo la uña de Déborah después de pelear por su exhumación tampoco coincide con ninguna de las muestras analizadas y no hay testigos del momento de su desaparición. Además, el disco duro del ordenador fue —atendiendo a un informe aportado por la acusación— manipulado mientras estaba bajo custodia policial y todos los datos trascendentes para el caso se borraron de una forma tan profesional que ni los expertos que desentrañaron el móvil de Diana Quer los han podido recuperar.

Cansados de soportar varapalos judiciales que nunca desembocan en nada, los familiares llevan años lamentando que este crimen no se abordó con la suficiente profesionalidad y ahora, cuando solo se mantiene abierta la vía de su expareja, la sorpresa salta en una mudanza en la comisaría del Complejo Policial de Canillas. Allí, y en medio del caos de unas obras ingentes, apareció un legajo con materiales desconocidos y relativos a la investigación por la muerte de la joven. Una caja despistada durante décadas en la que había un móvil sin tarjeta SIM, cintas de vídeo, fotografías y oficios policiales. « Puede que nunca se rotulara o que se haya perdido ese folio que se suele pegar en el exterior», señalaron fuentes policiales a ABC sobre el extraño hallazgo.

Lo más llamativo es el teléfono encontrado dentro sin tarjeta SIM. Ese móvil en teoría fue aportado a la causa por los padres de Déborah en 2006. Es una deducción tras hablar con Rosa, la hermana de Déborah e impulsora de las investigaciones, que admite que ella no lo entregó. Llevaba un post-it con el nombre de la mujer fallecida, pero en teoría ese teléfono tampoco es suyo. El de Déborah, el que utilizaba cuando desapareció en 2002, fue analizado por la Policía en cuanto al tráfico de llamadas y SMS (en esa época no había whatsapp ni redes sociales) y no se encontró información relevante, aunque las fuentes consultadas señalan que debería constar el terminal junto con el resto de indicios del caso. Nadie sabe responder por qué no es así.

Tampoco existe un acta firmada sobre el ordenador que supuestamente también utilizaba Déborah, aunque lo usaban igualmente otras personas de la familia. La cadena de custodia del aparato está así bajo la lupa de las sospechas de la familia, si bien según fuentes policiales se analizó por la Brigada de Investigación Tecnológica en su momento y después quedó bajo custodia policial (de los investigadores de Homicidios) hasta que se entregó. Respecto a los oficios policiales que también se han encontrado en el legajo, son copias de otros que sí constan en la causa que instruye el juzgado de Tui. A ese mismo juzgado remitió la Policía la caja completa acompañada de un oficio explicando el hallazgo el pasado 5 de septiembre.

Rabia y vergüenza

«Siento vergüenza» manifestó ayer la hermana de Déborah, todavía incrédula ante lo sucedido. «Ni si quiera saben dónde guardan las pruebas de un caso de esta gravedad y las presentan veinte años más tarde, con todo su cuajo, cuando la mayor parte de la causa está prescrita» reprochó Rosa Fernández, que no pudo contener la rabia ante este penúltimo giro en la instrucción del crimen: «Estos veinte años y medio han sido un auténtico camino de espinas, pero sabemos que nos acompañas en cada paso, por eso mismo no dudaremos en tirar de la manta con quiénes te ultrajaron, mataron y profanaron tu cuerpo y tu memoria… y cuando crees que ya no hay cabida para más ‘errores’ todavía te sorprenden con otro más gordo que el anterior».

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Twitter Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.